Su efectividad como absorbente está comprobada en hasta seis tipos de líquidos:
ácidos (absorbente tipo A) NO USAR NUNCA CON ÁCIDO FLUORHÍDRICO.
bases (absorbente tipo B)
Líquidos inflamables (tipo F)
Líquidos orgánicos apolares (tipo H)
Líquidos comburentes (tipo O)
Líquidos polares acuosos (tipo P).